Organización Cristiana lleva alimentos a las zonas mas pobres de África

La Misión Manos Extendidas llevó alimentos a regiones aisladas y de extrema pobreza de África, en cuarentena, debido al coronavirus.

La Misión Manos Extendidas, enfocada en llegar a lugares de extrema pobreza, especialmente en el continente africano, ha alimentado a varias familias durante la pandemia.

Esta enfermedad que ha aumentado el hambre en África forma parte de la escena más triste de las comunidades más pobres del país. En vista de esto, la misión ha recaudado fondos para apoyar a los países del sur de África, una de las regiones más afectadas por la escasez de alimentos.


Según el pastor Adelino João Filipe Nsona, quien sirve como tesorero adjunto de la misión en Mozambique, la comida se lleva a las aldeas con autorización del gobierno. “A muchas personas les falta comida. La propia autoridad del distrito permite la distribución y está muy agradecida, porque muchos han perdido sus trabajos y están sin comer”, dijo Adelino.

El pastor Adelino también dice que en algunas ciudades del distrito de Buzi, como Nova Sofala, no hay mercados que vendan alimentos. “Incluso cuando llegamos allí, no todos pueden venir a nosotros. Llamamos a algunos funcionarios y comenzamos a entregar los productos a los hogares”, afirmó.

Según el pastor Elias Marcelo Caetano, presidente de MME, la comida sigue siendo la mayor necesidad de las comunidades en África. Otra región apoyada por la misión es el pueblo de Hatone, Malawi, donde se estableció el Proyecto Umodzi .

“En Hatone, el proyecto Umodzi ha sido una bendición no solo para los niños, sino para toda la comunidad. Hatone está en el medio de la nada, se corta el corazón cuando vemos la falta de todo allí. Un momento como este genera preocupación”, dijo el vocero. 

Aunque el gobierno de África impuso medidas restrictivas de aislamiento social, también cerró las escuelas, el proyecto de esta misión recibió la autorización del gobierno para continuar alimentando a niños y adultos en varias comunidades.

Image